martes, 21 de noviembre de 2017

Arquitecturas de Berlín: el Aeropuerto de Tempelhof


Recientemente se realizó una jornada de puertas abiertas en el antiguo aeropuerto de Tempelhof. Todavía se levanta hoy imponente como un testigo más de la apasionante historia de Berlín durante el siglo XX. construido entre 1936 y 1941, sus 300.000 metros cuadrados hicieron que hasta la construcción del Pentágono, este fuera el edificio más grande del mundo. Sus formas reflejan a la perfección el afán monumentalista y megalómano propio de la arquitectura nazi que debía mostrar además la grandeza de la capital del Tercer Reich.

Su Historia 

Este espacio está vinculado con el desarrollo de la aviación desde 1909. En este año Ferdinand Graf  von Zeppelin alzó 100 metros sobre el nivel del suelo su zeppelin y en ese mismo año Orville Wright mostró su  máquina "Aeroplano". Sin embargo  no será hasta la década de los años veinte que este lugar empiece a funcional como aeropuerto. En 1923 comenzó su actividad con vuelos entre Berlín y Königsberg y en 1926 se crea la compañía Lufthansa con sede aquí.

Foto: Alan Ford/Wikimedia Commons/dominio público

En la década siguiente este aeropuerto tenía más pasajeros que cualquier otro de Europa y será en 1935, con el régimen nacionalsocialista instalado en el poder, que el arquitecto Ernst Sagebiel comienza a realizar los planos para el actual edificio cuyo diseño completo no pudo concluirse por el advenimiento de la Segunda Guerra Mundial. Después de la contienda, durante los años de la división del territorio alemán en cuatro zonas ocupadas por las fuerzas aliadas, jugará un papel decisivo durante el conocido como "Bloqueo de Berlín". En 1948 las tropas soviéticas cortaron las comunicaciones de Berlín occidental quedando sus habitantes completamente aisladas. La respuesta por parte de las potencias occidentales fue lanzar un impresionante puente aéreo cuyos aviones aterrizaron en Tempelhof para abastecer a la población. Casi un año, hasta septiembre de 1949, duró este bloqueo en el que un total de 2,3 millones de toneladas de carga llegaron por aire.

Posteriormente, Tempelhof se utilizó como aeropuerto civil en 1951 operando en él tres grandes compañías: Pan Am, British European Airways y Air France. Sin embargo, dado que sus condiciones estructurales y su proximidad al centro de la ciudad impedían que se adaptase a los nuevos aviones de mayor tamaño, este tipo de vuelos fueron trasladados al aeropuerto de Tegel en 1975. A continuación, en los años noventa, experimentó un nuevo boom de pasajeros procedentes de vuelos de negocios, hecho fomentado por la ya citada proximidad al centro de la ciudad. A pesar de todo lo anterior su sostenibilidad llegó a un límite y finalmente, sus funciones como aeropuerto finalizan en 2008.

Hoy en día

Desde 2010 los exteriores se reconvirtieron en un gran parque público que ha pasado a engrosar la lista de los espacios verdes que posee esta ciudad. Muchos berlineses aprovechan las 368 hectáreas  para pasear en bicicleta, patinar, hacer footing, disfrutar de barbacoas con los amigos o hacer picnics en cuanto sale el sol. Además las corrientes de aire que se generan hacen que sea muy habitual encontrarse el cielo lleno de cometas. 

En cuanto al edificio hoy se desempeñaba funciones relacionadas con eventos culturales y congresos, así como se reutilizan las antiguas oficinas de administración como espacios de trabajo para centros creativos y de enseñanza.

miércoles, 15 de noviembre de 2017

Espacios verdes: Jardín Botánico de Berlín

Foto: Pascal Volk, flickr, CC-BY-SA-2.0

Historia

La historia del Jardín Botánico de Berlín se  remonta a 1679, momento de su creación vinculado a la figura del príncipe elector Federico Guillermo "El Gran Elector". El jardín y herbario reales se estaban quedando pequeños y se decide, en este momento, su traslado al barrio de Schöneberg. Sin embargo en 1879, de nuevo por motivos de espacio, se produce un nuevo traslado y ampliación a Dahlem, según los planos del arquitecto Alfred Koerner. Este es el lugar en el que se ubica hasta nuestros días.

Instalaciones 

Este jardín, administrado por la Freie Universität de Berlín,  tiene un total de 43 hectáreas en las que se reparten un total de 22.000 clases diferentes de plantas. Además, sus instalaciones se componen de tres secciones principales. Por un lado, un espacio de parque con plantas leñosas y rosas, la exposición de especies vegetales procedentes de diferentes partes del mundo y, por último, un departamento dedicado a la botánica sistemática con 1500 tipos de plantas. A ello, debemos sumar un total de 15 invernaderos entre los que sobresale el invernadero tropical Großes Tropenhaus, que tiene el honor de ser uno de los más grandes del mundo.
Foto: Pascal Volk, flickr, CC-BY-SA-2.0

Junto a los espacios exteriores y los invernaderos, el Jardín Botánico cuenta con su propio museo, surgido de las colecciones del Real Herbario. En él se muestran, desde una perspectiva científica, la naturaleza de su extensa colección, modelos de plantas, ofrendas vegetales egipcias que pertenecían a las tumbas de los faraones, etcétera.

Actualidad

Desde mañana y hasta el día 7 de enero, el Jardín Botánico se enagala con decoración navideña para que lo descubras de forma muy especial. En un recorrido aproximado de 2 km podrás visitar 30 creaciones de luz integradas en la naturaleza del parque.

A continuación, para terminar la ruta entrando en calor, refúgiate en las chimeneas preparadas en las que hacer una parada y recobrar fuerzas con una bebida o comida tradicional. Igualmente, aquellos que quieran aprovechar al máximo del ambiente invernal podrán divertirse en la pista de patinaje sobre hielo que han habilitado para la ocasión.

Compra tu entrada para disfrutar de la imagen navideña que te ofrece Berlín y calienta motores para la temporada de #mercadillosnavideños.

jueves, 9 de noviembre de 2017

28 años sin el Muro de Berlín

Un día como hoy de 1989 caía el muro de Berlín. Una pared de más de 150 km que separaba ambos berlines y rodeaba la frontera de la parte occidental. La intención: que Berlín oeste dejara de ser un colador por el cual, miles de sus vecinos orientales, se marchaban a la otra Alemania.

Foto: Muro de Berlín rodeando la Puerta de Brandeburgo, 1961
Namensnennung: Bundesarchiv, Bild 145-P061246/ o. Ang./CC-BY-SA 3.0
El Muro

La mañana del 13 de agosto de 1961, los berlineses se levantaron con la sorpresa y la incertidumbre al encontrarse la ciudad dividida por una alambrada de espino vigilada con alta seguridad. Este "muro de protección antifascista", como lo llamaron los integrantes del gobierno de la República Democrática Alemana (RDA), marcó la historia de la ciudad cuyas huellas son todavía rastreables en la capital alemana.

Foto: señal del recorrido del Muro de Berlín.
ProtoplasmaKid/Wikimedia Commons/CC-BY-SA 4.0
El Muro se fue perfeccionando pasando de ser, esa inicial alambrada de espino, hasta el conjunto de bloques de cemento de entre 3,5 y 4 metros de altura con armazón de acero y un cuerpo cilíndrico en su extremo, que impedía el correcto agarre de las manos al tratar de saltarlo. Pero, la configuración más moderna del Muro contaba además con un sistema de alarmas, medidas antitanques, un foso, etc., que se denominaron como, "la franja de la muerte".

Una edificación que se mantuvo en pie durante 28 años, los mismos que hoy, la capital alemana lleva viviendo sin él.

La caída

A grosso modo podemos decir que la apertura de la frontera entre Austria y Hungría en mayo de 1989, que motivó que muchos alemanes orientales consiguieran fugarse por esta grieta; añadido a las manifestaciones en toda Alemania del Este pidiendo mayor libertad de circulación, entre otras cosas, generaron tanta presión en el gobierno de la RDA que finalmente el muro cedió. El 9 de noviembre de 1989, en una rueda de prensa, desde el gobierno se anunciaba que estaba permitido cruzar al oeste.

A raíz de este hecho, miles berlineses salieron a la calle y se agolparon en los puntos de control para cruzar al otro lado. Las imágenes de júbilo  y alegría, de unos abrazando a los otros, de gente subida sobre el propio muro... crean una estampa que forma parte de la historia de esta ciudad como ninguna otra.

lunes, 6 de noviembre de 2017

Retratos de China: nueva exposición en el Kulturforum

La cultura y el arte chino se dan cita en el Kulturforum para presentarnos la exposición temporal: "Gesichter Chinas. Porträtmalerei del Ming- und Qing-Dynastie (1368-1912)" ("Rostros de China. Retratos de las dinastías Ming y Qing (1368-1912)"), que permanecerá abierta hasta el 7 de enero. Ya en otras exposiciones, China ha sido este año objeto de estudio, como pone de manifiesto la exposición temporal en el Museo Nuevo: "China und Ägypten. Wiegen der Welt" ("China y Egipto. Cunas del Mundo"), en la que se estudian ambas civilizaciones.

Foto: Membeth CC0 1.0
En la muestra "Retratos de China",  se hace una selección en la que se recogen  algunos de los ejemplos más sobresalientes del género del retrato en el país asiático, incluyendo piezas que no han sido expuestas con anterioridad en Europa y que lo hacen ahora por primera vez. En concreto, más de 100 obras procedentes del Museo del Palacio Real de Pekín, junto con el Museo Real de Ontario en Toronto, nos permiten hacer un repaso de cinco siglos a través de estas pinturas, poniendo el foco en el arte desarrollado durante la dinastía Qing (1644-1912). 

El género del retrato cuenta con una tradición de 2000 años en China, sin embargo será a partir de mediados del siglo XVI, con la dinastía Ming, que vea un momento de crecimiento y auge debido a la mayor apertura intelectual y al mayor desarrollo económico existente. Encontramos en este momento una destacada influencia europea, más concretamente italiana, con la visita de pintores italianos, como Matteo Ricci en 1583, que aportarán nuevas técnicas pictóricas. Posteriormente, con la dinastía Qing, este intercambio cultural y artístico entre Europa y China vivirá de nuevo un periodo próspero con el pintor Giuseppe Castiglione como figura destacada.

El retrato en China se desarrolló creando dos formas de representación distintas: imágenes de antepasados fallecidos e imágenes de figuras vivas. Las primeras quieren honrar a los familiares que ya no están y, a pesar de que han sido realizados por artistas profesionales, en muchas ocasiones son anónimos y aparecen sin firmar. Muchos de los retratos que sí están firmados, pertenecen a artistas de reputación que retrataron figuras reconocidas dentro de la sociedad china como funcionarios, militares, poetas, etc.

La distribución de la exposición destina la planta principal a los particulares, las familias y los ancestros, mientras que la planta superior nos deja ejemplos de príncipes, funcionarios y artistas. A ello se añade la distribución en las salas de objetos que complementan aspectos del contexto cultural,  como la posición social y el entorno de los retratados, que nos aclaren el motivo por el que fueron creadas estas pinturas. Las relaciones con Europa se presentan también al colocar, junto a estas piezas de arte asiático, retratos europeos del mismo tiempo de grandes maestros de la pintura como Anton van Dyck.

Una oportunidad única para aproximarse a ambas tradiciones del retrato en China, algo novedoso ya que hasta el momento solo se había presentado exhibiciones que mostraban una de las corrientes y aquí, podemos apreciar ambos casos y ver la influencia que una ha tenido sobre la otra. 

Información práctica

Dónde: Kulturforum.
Cuándo: desde el 12 de octubre de 2017 hasta el 7 de enero de 2018.

lunes, 30 de octubre de 2017

Reformationstag: 500 años de Reforma Protestante

El 2017 ha sido el año de Martín Lutero al cumplirse cinco siglos de la Reforma Protestante. En concreto este 31 de octubre será día festivo en el país, para conmemorar y festejar este hecho.

Martin Lutero, el personaje

Lucas Cranach el Viejo, Retrato de Martín Lutero, 1528.
Foto: Wikimedia Commons/Public Domain
Nacido en la localidad alemana de Eisleben en 1483, Lutero era un fraile católico agustino y teólogo, que empezó su vida monástica tras caer un rayo junto a él durante una tormenta en 1505, decidiendo por ello, dedicar el resto de sus días a la vida religiosa. Hasta el momento había sido un joven estudiante que, siguiendo los deseos familiares, cursaba sus estudios de derecho en la Universidad de Erfurt.

Posteriormente será profesor de Teología en la Universidad de Wittenberg, su posición en el seno de la Iglesia fue ganando importancia y poder.Algo que no le impidió continuar sus estudios sobre las Sagradas Escrituras y la Iglesia primitiva llegando a la conclusión de que la Iglesia Católica había perdido la percepción originaria sobre algunos de sus principios.






La Reforma

El punto de inflexión llegó con la compra de indulgencias por parte de los feligreses, dinero que se emplearía para financiar la construcción de San Pedro de Roma. Lutero reacció contrario a esta comercialización de la absolución de los pecados calificándolo de mentira, pues no estaba recogido en las Escrituras y podía llevar a los creyentes a abandonar el sacramento de la confesión y el arrepentimiento sincero. Su indignación terminó con el episodio más célebre, cuando decidió en 1517, clavar sus 95 tesis en la puerta de la Iglesia del Palacio de Wittenberg. En ellas condenaba la avaricia e invitaba a discutir sobre la naturaleza de dichas indulgencias. A partir de aquí, se desencadenó un importante pulso con el Papa que abrió una grieta entre ambos y culminó con la excomunión del propio Lutero y su declaración como hereje.

Castillo de Wartburg en el que estuvo escondido Lutero durante casi un año después de ser acusado de hereje, bajo la protección del príncipe elector Federico III de Sajonia en 1521. Foto: Robert Scarth CC BY-SA 2.0
Entre sus aportaciones destacan especialmente sus escritos, que se difundieron por toda Alemania e influyeron a otros reformadores, y su traducción de la Biblia al alemán -que será publicada en 1534 en colaboración con otros autores- que facilitó la transmisión de sus enseñanzas religiosas y, por supuesto, del protestantismo a la sociedad. El objetivo principal era que los devotos pudieran leer y aproximarse directamente a las fuentes sin la necesidad de intermediarios, interpretando por sí mismos y de manera libre los textos sagrados.

Exposición: "Der Luthereffekt"

Dentro de un conjunto de tres exposiciones nacionales sobre la figura de Lutero, el Deutsches Historisches Museum en colaboración con el centro de exposiciones temporales berlinés Martin Gropius Bau nos presentan esta figura histórica dentro del contexto internacional. Quieren profundizar  en cuestiones como la influencia que sus teorías y escritos tuvieron durante cinco siglos de desarrollo en cuatro continentes así como los conflictos que derivaron de dicha Reforma. ¿Cómo el protestantismo se ha visto influenciado por otras culturas? ¿Cómo esta religión ha influenciado a otros cultos?  Una forma ideal de adentrarse en los diferentes aspectos que derivaron de las acciones de este personaje histórico llevó a cabo.

Más información sobre la exposición aquí.



Información práctica

En exhibición hasta el 5 de noviembre en el Martin Gropius Bau de Berlín.
Horario: de 10:00 a 19:00h todos los días excepto los martes (el 31 de octubre permanecerá abierta).
Precio de las entradas: regular: 12€ / reducida: 8€ / menores hasta los 16 años: gratuita.

jueves, 26 de octubre de 2017

30 Aniversario del Deutsches Historisches Museum

El Museo Histórico Alemán está de celebración y cumple treinta años. Con motivos de ello, el museo ha desarrollado una acción durante 2017 llamada: "30 Jahre Deutsches Historisches Museum" ("30 años del Museo Histórico Alemán") que culminará en octubre, en concreto este domingo día 29, con la entrada gratuita a sus instalaciones llenas de actividades y eventos para grandes y pequeños.

Entrada principal. Foto: Avda CC Attribution-Share Alike 3.0 Unported
Creado en 1987 coincidiendo con el 750º aniversario de Berlín en la República Federal Alemana y a consecuencia del éxito que la exposición sobre la historia y devenir de Prusia, realizada en el Martin Gropius Bau en 1981, tuvo en Berlín Occidental. Con la Reunificación, conseguida el 3 de octubre de 1990, la sede de esta institución se trasladó a su edifico actual, espacio que estaba siendo utilizado como Museum für Deutsche Geschichte (Museo de Historia Alemana) en el Berlín del Este, con el gobierno de la República Democrática Alemana.

El museo está ubicado en un lugar de excepción: Unten der Linden, 2, en el edifico barroco de la antigua armería real prusiana, Zeughaus. La exposición permanente exhibe 7000 objetos, en un recorrido que toma el título de: "la historia alemana a través de las imágenes y los objetos", para hacer un repaso de 2000 años de la historia de este país, dentro del contexto europeo. Dividida en dos secciones principales, la primera planta abarca desde la edad media hasta 1918, mientras que la segunda planta recorre la historia del siglo XX hasta la reunificación. En 2003, el arquitecto Ieoh Ming Pei, conocido por realizar la pirámide de cristal del Museo del Louvre, diseñó el espacio para las exhibiciones temporales y cerró el patio central del edificio principal, recurriendo, en ambos casos, al material por excelencia de su obra: el vidrio.

Edificio para exposiciones temporales, I. M. Pei. Foto: Jenses, Wikimedia Commons

Algunas de las actividades

En colaboración con la revista ZEIT Geschichte, se organizarán debates bajo la temática "Alemania y Europa, ¿dónde?", sobre el impacto de las discusiones históricas en el presente, así como las perspectivas sobre el pasado. El programa se complementa con distintas visitas guiadas sobre la arquitectura del edificio, la restauración de algunas de sus obras, la propia colección permanente y las exposiciones temporales... y un pequeño ciclo de cine sobre adaptaciones de las novelas más famosas de Erich Kästner.

La tarde está pensada para disfrutar con conciertos y teatro cómico. El comediante Mark Britton y la banda berlinesa Ørban Ears amenizarán el ambiente para todo aquel que decida acercarse, con clásicos del jazz y el swing, incluyendo sus propias composiciones.


Además, se organiza un concurso consistente en publicar una fotografía en los puntos señalados, como la explanada exterior de acceso a las exposiciones temporales o los baños del interior del edificio, y subirla a las redes sociales bajo el el hashtag: #DHM30. Los ganadadores obtendrán como obsequio, una entrada gratuita para el museo. Todavía tienes unos días para poder participar, ya que el concurso terminará el próximo martes 31 de octubre a las 18:00h de la tarde.

martes, 17 de octubre de 2017

Treptower Park y el monumento conmemorativo a los soldados soviéticos

Foto: Oleg Seifert, CC BY3.0
El parque de Treptower es una opción berlinesa estupenda para pasearse al aire libre en estos inesperados días soleados del "veroño". Este gran espacio verde es uno de los mayores con los que cuenta la ciudad en su parte oriental, al mismo tiempo que es uno de los parques que se conservan hasta hoy desde el siglo XIX. Construido entre 1876 y 1888, nació abanderando la modernidad, al ser utilizado como parque nacional público desde sus inicios.

Hoy en día sigue siendo un lugar de reunión y relax para muchos berlineses y "treptowereses", que deciden pasearse a orillas del río Spree, mientras disfrutan de la variada propuesta de streetfood que se ofrece en los puestos junto a la entrada del parque. Una medida que pretende rehabilitar este parque, apostando por pequeñas empresas y productores locales, para dar nueva vida a este espacio pero sin masificaciones. Si te interesan los mercadillos de comida callejera, puedes encontrar más información aquí.

Este espacio verde tiene una superficie total de 160 hectáreas y en él, se encuentra emplazado uno de los monumentos soviéticos que se construyeron en Berlín al término de la Segunda Guerra Mundial. Con él se quiere recordar a los soldados rusos que perecieron para derrotar a la Alemania de Hitler -cerca de unos 80.000 en total- y, es además, el lugar de descanso y enterramiento de 5000 de estos soldados del ejército rojo que liberaron la ciudad.

Imagen del Libertador Soviético. 
Las obras de construcción empezaron en 1946 y se prolongaron hasta 1949 para crear todo un canto a la patria rusa. Tras cruzar un gran arco de granito, nos recibe una escultura femenina: la Madre Patria, que llora por la pérdida de sus hijos. A continuación, un amplio camino rodeado por sauces nos conduce hasta la sección principal del monumento, cuya entrada aparece flanqueada por dos banderas rojas realizadas en granito del mismo color. Nuestros ojos centrarán la vista sobre el montículo central, coronado por la gigantesca escultura de 70 toneladas de peso del Libertador Soviético que, con una niña en brazos, tiene una esvástica rota bajo sus pies, símbolo de la victoria sobre la Alemania nazi. En esa colina artificial, se encuentra una pequeña cámara que, con sus paredes de mosaico, hace hincapié en la temática de la victoria, así como también, se refuerza este mensaje con los 16 sarcófacos que se disponen a ambos lados del eje central de este conjunto munumental.

Un espacio que sobrecoge solo con un vistazo. Su amplitud y el tamaño descomunal de la escultura del soldado, atrapan la atención desde el primer momento. Desde luego, uno más de los ejemplos berlineses que nos habla del pasado de la Segunda Guerra Mundial y, con ello, de uno de los momentos determinantes para el devenir de la historia del siglo XX.