lunes, 12 de febrero de 2018

La fiesta del cine aterriza en Berlín: Berlinale 2018

La 68ª edición del Festival de Cine Internacional de Berlín está a punto de arrancar y desde el día 15 hasta el 25 de febrero podremos disfrutar del panorama actual del cine mundial. La cita más esperada del invierno con una Potsdamer Platz revosante de glamour, estrellas y, por supuesto, mucho cine. El encargado de inaugurar la edición será el director Wes Anderson con su película de animación Isle of Dogs, una distopía ambientada en el país nipón.


Este año el festival se ha hecho eco de la campaña #MeToo. El propio director del evento, Dieter Kosslick, ha apuntado que no se proyectarán películas en las que alguna persona haya admitido haber cometido abusos o acoso sexual, sin aportar nombre o datos, pero puntualizando que se tratan de menos de cinco filmes.

En cuanto a la fase de concurso, el jurado de esta edición cuenta con la presencia española de Chema Prado, exdirector de la Filmoteca Española, y estará presidido por Tom Tykwer, realizador de la famosísima Corre Lola, corre, la cual se desarrolla, casualmente, en las calles de Berlín.

La representación de obras de habla hispana no es nada desdeñable con dos películas en competición, Las herederas del paraguayo Marcelo Martinessi y Museo de Alonso Ruizpalacios con Gael García Bernal como protagonista. Además, se presentan varios títulos más en el resto de categorías. Por ejemplo, Panorama, la sección más indie, presenta La enfermedad del domingo de Ramón Salazar. En ella cuenta con la participación de la actriz Bárbara Lennie, ganadora de un Goya a Mejor Actriz por su trabajo en Magical Girl. La película narra la singular situación de una madre que abandona a su hija y, tras treinta y cinco años sin verse, este última le pide que pasen diez días juntas con un propósito incierto. Curiosamente este año, también en Panorama, se presentará el filme Trinta Lumes de Diana Toucedo. Una historia en la que se mezclan los límites de la realidad y la ficción para hablar de los mitos y leyendas de Galicia y la relación con muerte.


La gastronomía también cuenta con un espacio propio en el certámen. La unión de cocina y cine se hace patente con el Kulinasches Kino, en el que se presentarán películas, documentales y cortometrajes vinculados con el mundo de la alimentación en sus diferentes planos. A continuación, los espectadores se convertirán en comensales para degustar un menú inspirado en la correspondiente película. Cocineros españoles de la talla de Andoni Luis Aduriz y los hermanos Roca han participado en pasadas ediciones de la velada. Pero si prefieres montártelo de forma más informal, tu lado más foodie podrá verse satisfecho con los Food Trucks que se colocarán junto al Berlinale Palast. Comida coreana, especialidades mejicanas y producto local son algunas de las apuestas de este año.

Busca y rebusca en el programa tus pelis favoritas y desata, durante unos días, tu pasión por el séptimo arte.

martes, 30 de enero de 2018

Columna de la Victoria en el Tiergarten

Seguro que si ya conoces Berlín la habrás visto asomando a lo lejos desde la Puerta de Brandeburgo. La columna de la Victoria o Siegessäuele en alemán, forma parte del imaginario berlinés en grandes eventos como la maratón - que se celebra a principios del verano -, en la cabalgata del Christopher Street Day - nombre que recibe el dia del Orgullo Gay -, o en las míticas imágenes noventeras de la Love Parade. Ubicada en el centro del Tiergarten, este no fue siempre su lugar de residencia. Veámos cómo es su historia.

El Monumento

Foto: Nikolai Schwerg/Wikimedia Commons/CC BY-SA 3.0
La Columna de la Victoria es precisamente eso, una columna compuesta por cuatro secciones o tambores, que fue edificada entre 1864 y 1873 para conmemorar las victorias militares de Prusia sobre sus enemigos. El éxito de Prusia en la guerra germano-danesa, conocida como la Guerra de los Ducados, fue el motor de su creación. A continuación se añadirían nuevos significados para recordar también la victoria sobre los austríacos en 1866 y sobre Francia en 1870-1871. Culmina el monumento con una figura en bronce que no es otra que la imagen de la Victoria.

En sus orígenes, la Columna se colocó en la Königsplatz - que ahora recibe el nombre de Platz der Republik - junto al parlamento alemán o Reichstag. Sin embargo, hoy ocupa un lugar distinto, ¿cuál fue el motivo de su traslado? Durante la Alemania nazi, esta columna no solo cambió su emplazamiento sino que cambió su ligeramente su forma. Dentro del proyecto de hacer de Berlín la capital mundial "Germania", un plan megalómano liderado por el arquitecto del Tercer Reich Albert Speer, se decidió trasladar este monumento al lugar actual y añadir un cuarto tambor para que no pareciera demasiado pequeña entre la suntuosidad de la vegetación.

Un mirador más en Berlín

Su altura de 67 metros conlleva una subida por 285 escalones para llegar a la cima. Si no te importa subir escaleras, podrás tener una bonita panorámica del Tiergarten y de la ciudad por solo 3 euros. Ten en cuenta los siguientes horarios:

Noviembre a Marzo: de lunes a viernes de 10:00 a 17:00h y los sábados y domingos de 10:00 a 17:30h.
Abril a Octubre: de lunes a viernes de 9:30 a 18:30 h y los fines de semana de 9:30 a 19:00h.


jueves, 25 de enero de 2018

Deliciosas calorías berlinesas

Kennedy dijo un 26 de junio de 1963: "Ich bin ein berliner", es decir, "Soy un berlinés". Su famosa frase quería ser un canto a la libertad en una ciudad y un país dividido, dentro del clima de tensión característico de la Guerra Fría. Enlazar este hecho histórico con los deliciosos pastelillos llamados berliner es algo muy recurrente y hasta podremos encontrarnos con postales y merchandising que se aprovechan de ello.

¿Qué es una berliner?

Se trata de un bollo dulce relleno de mermelada típico en el país germano. Toda buena berliner o berlinesa debe tener una masa esponjosa y apetitosa, realizada a base de huevos, leche y mantequilla, rellena con mermelada y frita en abundante aceite. Para rematar con la glotonería, se espolvorea con azúcar o con un glaseado por encima. Generalmente el relleno debe ser afrutado, siendo el más tradicional el de fresa o ciruela. Pero también encontrarás en el mercado opciones más extravagantes como chocolate, dulce de leche o ponche de huevo.

Son las protagonistas (versión dulce) de la noche de Fin de Año en los hogares alemanes y también se comen durante los días de carnaval. Pero, ojo cuidado, porque para hacer la gracia pueden estar rellenas de mostaza y a simple vista no lo notarás.

Los orígenes de esta delicia parecen encontrarse en 1756, momento en el que un repostero berlinés quiso pasar a ser artillero en el ejército prusiano de Federico El Grande, pero por problemas de salud no logró acceder. El pastelero sí consiguió formar parte del ejército como panadero y, para obsequiar al rey por el detalle, ideó estos pastelillos en forma de bala de cañón.

Además, parece ser que existe otra versión que explicaría otro de los nombres con los que son conocidas. Se dice que la repostera vienesa Cäcilie Krapf fue su inventora en el siglo XVII y poco a poco los pastelillos fueron bautizados como "Krapfen" según el apellido de su autora.

Foto:Sebastian Koppehel/CC-BY-4.0

La polémica del nombre

Curiosamente este dulce conocido ampliamente como berlinesa, no se denomina de esta forma en la capital. En ella y en la región noroeste recibe el nombre de pfannkuchen. Sin embargo, este delicioso bollito tiene muchas variaciones regionales que nos permitirían reconfigurar el mapa de Alemania según sus diferentes denominaciones. En el sur, en la región bávara se la conoce como krapfen y en el centro, rondando la ciudad de Frankfurt, ha sido bautizada como käppel. A pesar de todo lo anterior, la mayor parte del país las conoce como berliner, sin duda el nombre habitual para este postre.

Un mismo bollo, mil nombres y el sueño de los más golosos. Desde luego no podrás evitar darles un bocado si estás por Alemania.



lunes, 22 de enero de 2018

El Museo Barberini de Potsdam cumple su primer aniversario

Fachada principal del Museo Barberini. Foto: Helge Mundt, © Museum Barberini
Esta semana se cumple un año de la inauguración del Museo Barberini de Potsdam. La institución ha conseguido despuntar y establecerse en la escena cultural alemana en su corto recorrido. En su año de andadura la casa abrió sus puertas con la belleza del paisaje que proponen los impresionistas, pero presentó también otras propuestas menos clásicas como la muestra "Hinter der Maske. Künstler in der DDR" ("Detrás de la máscara. Artistas en la RDA"), actualmente en exhibición hasta el 4 de febrero, en la que se presenta el trabajo de los artistas alemanes que trabajaron el la RDA y hacer, de esta forma un guiño al arte nacional. Especialmente destacada y exitosa fue la propuesta sobre arte norteamericano en la primera mitad del siglo XX, capitaneada por dos de sus grandes iconos: Edward Hopper y  Mark Rothko.

El museo ubicado en la plaza del Alten Markt en su bello envoltorio barroco italiano (el edificio se sometió a arduas labores de reconstrucción, ya que después de la Segunda Guerra mundial resultó profundamente dañado), es una referencia importante en Potsdam y podría decirse que ha conseguido crear un "efecto Guggenheim", atrayendo a un número importante de público a la capital de Brandemburgo. Un espacio artístico que se alza como uno de los platos fuertes junto a los jardines y palacio de Sans Souci.

Sala de la exposición, "Hinter der Maske. Künstler in der DDR". Foto: Helge Mundt, © Museum Barberini
Exposiciones para 2018

Max Beckmann. Welttheater (24 de febrero-10 de junio)

Max Beckmann es uno de los artistas alemanes más destacados del periodo de las vanguardias. Adoptó un estilo muy personal y característico, a pesar de verse influenciado por la corriente expresionista. Sus experiencias personales durante la Primera Guerra Mundial marcarán también su obra. Sin embargo, esta exposición analiza las manifestaciones de Beckmann relacionadas con el mundo del teatro y el circo. El artista utiliza estos espectáculos como metáfora de las relaciones y acontecimientos humanos. Nos transmite una visión del mundo concebido como un escenario.

Klaus Fußmann. Menschen und Landschaften (24 de febrero-10 de junio)

La muestra presenta la interacción de las figuras humanas con el paisaje, escenas que Klaus Fußmann ofrece en gran formato, para retratar a sus amigos y familiares, pero también a héroes y hadas de cuento. 

Gerhard Richter. Abstraktion (30 de junio-21 de octubre)

Gerhard Richter hacia los años 70. Foto: Lothar Wolleh/Wikimedia Commons/CC-BY-SA-3.0

Barberini prepara una exposición sobre el artista contemporáneo más importante de Alemania. Se trata de una retrospectiva de Gerhard Richter, que pretende mostrar el desarrollo de su obra abstracta desde los años 60 hasta la actualidad. La exhibición cuenta con la colaboración y préstamos de otras instituciones internacionales para hablar de la obra del artista y sus diferentes fases.

Un museo que se afianza en el panorama actual, realizando un trabajo de importante calado para la investigación en el campo de la historia del arte. Si viajas a Potsdam, no dudes en dejarte absorber por las obras más representativas del siglo XX y la actualidad del arte.


jueves, 18 de enero de 2018

El mundo agrícola en medio de la ciudad: Feria Internacional Grüne Woche

En la actualidad la preocupación sobre la alimentación y la calidad de los productos que consumimos ha aumentado considerablemente. Este viernes comienza en Berlín la Internationale Grüne Woche (Feria Verde Internacional), que se prolongará hasta el domingo día 28 de enero. Puede ser una buena ocasión para conocer nuevos productos alimenticios y ponerse al día de las novedades de este sector que, en definitiva, nos afecta y mucho.

Messe Berlín, lugar de celebración de la Grüne Woche
Foto: Hans Knipis/Wikimedia Commons/CC-BY-SA-3.0
Internationale Grüne Woche Berlin

La trayectoria de esta feria, se remonta al año 1926, comenzando como un mercado local de productos hasta el gran evento actual sobre agricultura, nutrición y horticultura. Hasta este año, la Sociedad Alemana de Agricultura organizaba un congreso cada año en Berlín, alrededor del cual surgían otros mercados y exposiciones de pequeños animales, comercio de semillas e incluso torneos de equitación dispersos por la ciudad. A partir la unión de ambas circunstancias, nació la Grüne Woche, en la cual comenzaron a presentarse de forma ordenada y regular los estands con productos, junto con maquinaria y avances tecnológicos aplicados a la agricultura. 

Después de un parón tras la Segunda Guerra Mundial y, haciendo un gran esfuerzo, curiosamente reaparece en escena en 1948, año del conocido Bloqueo de Berlín. Los sectores occidentales de la ciudad sufrieron restricciones energéticas y padecieron las consecuencias del cierre de las comunicaciones terrestres. Por ello, 250 aviones británicos y 357 estadounidenses llevaron los suministros a la zona occidental en 24 horas.

Foto: Anagoria/Wikimedia Commons/CC-BY-3.0

Poco poco la feria recuperó su esplendor y comenzó a ganar peso, incluyendo conferencias, seminarios, simposios, etc., sobre temas de actualidad y aspectos más educativos acerca de la industria alimentaria y diversas cuestiones orientadas al futuro, como por ejemplo, asuntos sobre las energías renovables.

Edición 2018

Desde 2005, la Grüne Woche cuenta con la participación de un país socio. Este año, el país invitado es Bulgaria, que además, asume este año la Presidencia del Consejo de la Unión Europea, y que participa bajo el lema: "Aroma del sol". En el pabellón 10.2, adjudicado a este país, se podrá disfrutar de muestras de su folclore, presentan especialidades típicas -como el yogurt y los tomates rosas,  esenciales en la ensalada tradicional de nombre "Shopska"-, y sobre todo, hacen gala de la hospitalidad de sus gentes. 

Con una entrada estándar de 15 euros tendrás acceso a toda la feria. Pasearse por los pabellones te permitirá, por ejemplo, hacer una vuelta al mundo culinaria o recorrer Alemania a través de sus productos. También podrás conocer lo que se lleva a nivel gastronómico o deleitarte con los salones de flores. 

Con sus casi 100 años, es uno de los clásicos de la ciudad. En su larga vida podemos apreciar cómo la historia particular de Berlín también la ha influenciado. Si te interesan las cuestiones alimentarias y conocer productos locales alemanes, así como de otros países, este es tu evento.

lunes, 15 de enero de 2018

Berlín Fashion Week 2018

Puede que cuando uno piensa en Alemania no asocie precisamente al país germano el buen vestir de sus gentes. Quizá el adjetivo que vinculamos con mayor frecuencia a la moda alemana del día a día sea funcional. Evidentemente las bajas temperaturas no ayudan a estar siempre ideal y además, todo depende de los gustos individuales de cada uno. 


En Berlín realmente todo se lleva, todo está de moda y cada uno elige su vestuario como más le gusta. Con este espíritu, la capital alemana acoge, desde mañana y hasta el viernes, la temporada de invierno de la Berlin Fashion Week, en la que se presentarán las novedades del panorama actual del mundo del diseño de moda. Del 3 al 7 de julio, se celebra de nuevo este evento, pero en su temporada de verano.

En esta edición, como en otras anteriores, tendrán lugar varios eventos y ferias como el "Berliner Salon", "Premium", "Panorama" y "Greenshowroom", que mostrarán la actualidad y las tendencias más esperadas. Además, las cuestiones sobre la aplicación de las nueva tecnologías al mundo del textil, junto con la cara sostenible de la industria, siguen siendo dos de los temas fuertes sobre lo que se quiere hacer hincapié. 

Anteriormente, uno de los puntos claves para el evento era la carpa hinchable que solía colocarse en la puerta de Brandeburgo, sin embargo este año se ha mudado al espacio E-Werk en una ubicación especialmente céntrica y con un aspecto industrial, el nuevo espacio ofrece una estética más acorde con el evento.



Curiosidades
Este año, la compañía de transporte público de la ciudad, BVG, llevará a cabo una acción que auna transportes con moda. Se trata de la creación de 500 pares de zapatillas deportivas en las que se integra un billete anual del metro para moverte con total comodidad por Berlín, a partir del 16 de enero, fecha que da el pistoletazo de salida a esta semana de la moda. Metro, autobús, tranvía y ferry están incluídos, no así el uso de la S-bahn. 

Así que, si ves a alguén enseñando sus zapatos cuando se acerque un revisor, no te extrañes, será que es poseedor de uno de estos particulares pares de zapatos a la par chic y funcional. Una combinación de ensueño.

jueves, 11 de enero de 2018

David Bowie: una leyenda en Berlín

El ambiente transgresor de esta ciudad sigue siendo una de sus señas de identidad más destacadas y a finales de los años setenta esta característica todavía se acusaba más, en un Berlín con dos cabezas. En un contexto de gran convulsión creativa, el músico David Bowie también partició de la vanguardia berlinesa del momento, componiendo algunas de las canciones más célebres de su extenso repertorio.

Foto:Adam Bielawski/Wikimedia Commons/CC-BY-SA-3.0

Sus años de vida en la capital

Aterrizado en la mitad occidental de Berlín en el año 1976, Bowie se instaló en el barrio de Schöneberg, donde compartió experiencias con otro músico icónico del siglo XX: Iggy Pop. La ciudad fue una fuente de inspiración para ambos y fruto de sus años berlineses, nació la que se conocería como la "Trilogía de Berlín". Tres álbumes: Low, "Heroes" y Lodger, que caminan hacia un sonido más minimalista y experimental, al menos en los dos primeros. Cabe destacar la producción de "Heroes" en el cual se recoge la canción del mismo nombre y que es, hoy en día, una de las más reconocidas del artista.

Foto: Elmar J. Lodermann/Wikimedia Commons/CC-BY-SA-2.0 DE
Segundo aniversario de su muerte

Hace tan solo un día que el mundo recordaba el fallecimiento, hace dos años, de una de las personalidades  más notables del mundo musical. David Bowie fallecía en un día como el de ayer debido al padecimiento de un cáncer de hígado. Su legendaria figura es un referente actual a nivel musical y estético, como uno de los iconos indiscustibles de la escena artística de la segunda mitad del siglo XX. También en este mes se recuerda una fecha importante para el artista: su cumpleaños. Nacido un 8 de de 1947 en Londres, este es el motivo por el cual ha salido a la luz una demo inédita del tema Let's Dance en la que colabora a la guitarra Nile Rodgers. 

Retrocede en el tiempo al Berlín de los setenta con la música de David Bowie y descubre  la atmósfera de una ciudad marcada por el efecto de la Guerra Fría de la mano de un genio determinante para el mundo cultural contemporáneo.